Consejos y cuidados




Son muchos los consejos que se pueden dar sobre los cuidados de un colchón, y muchos de ellos son de sentido común, pero nosotros sólo te vamos a dar 3, que son creemos los más importantes para cuidar un colchón y alargar su vida útil.

Estos consejos los puedes aplicar a nuestro colchón o a cualquier otro colchón.

1. Protege el colchón: el hecho de que la funda del colchón se pueda quitar y lavar, no quiere decir que no convenga protegerla. Protege el colchón con un protector o cubrecolchón, y alargarás su vida útil. Además, la garantía no cubre las roturas que se puedan producir en la cubierta del colchón debido a su uso, incluidos sus componentes, como costuras, cremalleras, etc., con lo que si la proteges mejor que mejor. También, debes saber que lavar la funda Coolmax del colchón no es como lavar una sábana, ocupa mucho sitio, tiene un relleno de fibras, y puedes tener problemas si la lavas en según que lavadoras, con lo que, si tienes que lavarla alguna vez, llévala a una tintorería para no tener problemas. Debes saber que la función principal de que la funda sea desmontable no es que se pueda lavar, sino que permite ventilar el colchón óptimamente, además de que te deja ver el colchón por dentro.

2. Ventila, ventila y ventila: el colchón es un producto en el que nos pasamos muchas horas al día tumbados en él, y en ocasiones a temperaturas altas. Aunque a uno le dé la impresión de que no ha sudado por la noche, se sorprendería al saber la cantidad de líquido que nuestro cuerpo libera a lo largo de siete u ocho horas durmiendo. Si bien esa humedad se evapora en casi su totalidad (especialmente con fundas con tratamiento Coolmax) parte de ella puede acceder al interior del colchón. Y no hay nada peor para un colchón, cualquier colchón, que la humedad, sobre todo si dicha humedad permanece durante un largo período de tiempo en el colchón sin secarse. Esto puede acortar notablemente la vida útil del colchón. Y la única forma de luchar contra esto es ventilando el colchón. Ventila el colchón cada cierto tiempo. Abre la cremallera en su totalidad y ábrelo como un libro (no hace falta quitarla del todo) y abre la ventana dejando que el núcleo del colchón ventile durante unas horas. Hazlo con la frecuencia que puedas, cuando laves las sábanas, o fíjate un día a la semana o cada dos semanas para hacerlo. Piensa que vas a usar el mismo colchón durante muchos años y que esta rutina te ayudará a mantenerlo en un estado óptimo durante más tiempo.

3. Rótalo: aunque estos colchones están testados para no tener que moverlos y para la misma carga continuada, siempre es recomendable girar el colchón (no darle la vuelta, sino girarlo de pies a cabeza) cada cierto tiempo (3 o 4 veces al año) para cambiar los puntos en los que la presión es ejercida. Esto es sobre todo recomendable si son dos personas las que duermen en el colchón y hay una notable diferencia de peso entre ambas.


Copyright ©2007-2017 Andrés Sus Mayayo. Todos los derechos reservados